Consejos para ahorrar en tu viaje a la Costa Azul

Yo debo aceptar que tengo debilidad por la Riviera Francesa. A ver, sin duda alguna, entra en la lista de mis lugares preferidos y confieso, sin pena alguna, que para mi es uno de los más bellos y encantadores, hasta ahora, de todos los que he conocido.

Eso sí, es innegable que también puede ser uno de los destinos más costosos, sobre todo, si viajamos con un presupuesto limitado o “mochilero”. Pero tampoco hay que hacer un drama, porque aunque puede ser un poco más caro que otros, bien valdrá la pena la visita, además hay una que otra manera de ahorrar y lograr conocer la Côte d’Azur, y aquí dejo algunas ideas.

Aléjate de los restaurantes turísticos

Sí, seguramente querrás comer todo lo que se cruce en tu camino, pero créelo o no, controlar esos antojos será una de las mejores maneras de ahorrar algo de dinero. Los restaurantes famosos o cercanos a las zonas turísticas son, básicamente y sin exagerar, todo un robo. Así que intenta comer en sitios lejos del centro de la ciudad o muy conocidos, sin olvidar que una de las mejores ideas será hacerte de un mercado y cocinar en donde te hospedes. Lo mejor será que lleves contigo uno o varios snacks para el día, así evitarás pagar el triple cuando te de un ataque de hambre. En Francia no necesitarás más que un baguette, un buen queso y algún embutido para hacerte tu propio “panini to go”. Carrefour y Casino son opciones de supermercados fáciles de encontrar en casi cualquier lugar.

Di no a los refrescos, sodas y otra bebidas

Aunque no lo creas, evitar esa Coca-Cola en el almuerzo o la cerveza en el bar junto a la playa, podría representarte en costo lo mismo que un sandwich o alguna comida rápida. Lo sé, a veces uno quiere darse esos gustos, pero si de verdad tu presupuesto es limitado, lo mejor es no pedir cualquier bebida en los sitios donde comes. Además, es normal que en Francia te coloquen una jarra de agua sin costo alguno. Es bueno saber que el agua de grifo es totalmente segura para beber, por lo cual lo mejor será cargar contigo una botella y llenarla de agua cada vez que tengas la oportunidad. Pero no olvides hidratarte, sobre todo en los meses de verano.

Hazte de un cronograma de buses regionales

Casi todas las ciudades de la Riviera Francesa están interconectadas por buses y muchos de ellos cobran servicios de tan solo 1,50€ por trayecto, como es el caso de NizaMónaco. Lo único de estos buses es que algunos tienen baja frecuencia, por lo cual hay que esperar largo tiempo de vez en cuando, pero si organizas tu agenda en conjunto con el cronograma de buses seguramente se hará todo más fácil. Algunas rutas están incluso online como el caso de Varlib y Lignes d’Azur. 

Comparte habitación 

El tema de los hostales está cada vez más de moda y es posible conseguir al menos uno en cualquier ciudad y por más sofisticada que sea, la Costa Azul no es una excepción. Cuando busques el lugar para hospedarte, evita que esté cerca del mar, normalmente tienden a ser lo más costosos. Otra buena opción en este caso sería utilizar Couchsurfing, porque sí, el hospedaje puede ser uno de los costos más altos. 

Súbete al bus o low cost

La mayoría de ciudades de la Riviera Francesa están súper bien conectadas de diversas maneras. Quizás el tren esté entre las más costosas, pero muchas lineas de bajo coste vuelan a los principales aeropuertos de la zona y si buscas los tickets con tiempo podrías encontrar toda una ganga. Pero sin duda, la mejor opción será viajar en bus y mi recomendación sería buscar las opciones de Flixbus, que no solo llega a gran cantidad de destinos sino que es muy económico, sin olvidar que casi siempre tienen muy buenas ofertas.

Evita cualquier tour 

No te apuntes a nada extra. Los pueblos y ciudades de la Costa Azul son en su mayoría pequeños y fáciles de recorrer con un mapa, así que olvídate de pagar cualquier tipo de tour o excursión, solo valdrá la pena si te apuntas a visitar alguna de las islas cercanas a Cannes o Niza. Cuando mucho, una no tan mala idea es rentar una bicicleta por el día y así recorrer las afueras de las ciudades, que normalmente, tienen pequeñas calas hermosas y perfectas para los días soleados.

Traza una ruta y no hagas retornos

Lo mejor que puedes hacer en este caso es escoger qué destinos específicos de la Riviera Francesa te gustaría conocer, de manera que puedas hacer una ruta un poco más planificada que te permita moverte de ciudad a ciudad sin necesidad de devolverte. Como decía más arriba, es posible que incluso consigas buses regionales a muy bajo costo que te permitan conectar de manera fácil y económica. En mi post De Marsella a Menton, dejé algunas ideas de rutas y lugares que pueden ser maravillosos y que están en el camino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s