Me voy de Francia

Pasaron unos 10 meses desde que escribí sobre mi intento de vivir en Francia, casi 1 año desde que llegué, y hoy escribo porque me voy. Sí, aún yo misma no entiendo en qué momento pasó todo este tiempo. Solo sé que llegué casi al final del verano y de pronto ya estaba en otoño; el frío me hizo saber que había llegado el invierno y cuando todo volvió a ser verde entendí que la primavera había llegado y sin saberlo, estoy de nuevo en verano y me voy. Es como si el ciclo hubiese dado toda la vuelta y hoy se cierra.

IMG_5420.JPG
Mi vista de todos los días

Creo que la mejor prueba fueron los viñedos. Los vi poco tiempo verdes y al rato me enamoré de sus hojas naranjas, que pronto cayeron -ni siquiera me dio tiempo de tomar una foto- dejando todos los troncos vacíos, hasta que de pronto florecieron de nuevo y todo volvió a ser verde. Y debo aceptar que manejar entre los viñedos es una de las imágenes que mejor me quedó marcada en la mente.

No sé si decir que esto fue un viaje largo, una estancia lingüística, un año sabático con mucho trabajo o si dejarlo sin nombre… quizás un poco de todo. Pero si lo resumo fue un tiempo de crecimiento personal, eso fue lo principal, porque creo que lo demás fue por añadidura. Tuvo de todo y nada, fue más y menos de lo que esperaba en exactas cuotas pero en distintos aspectos (¿complicado, no?).

IMG_6360
Ir a París siempre será maravilloso, aunque sea la vez número mil

Pasaron muchas cosas. Aprendí francés, aunque cuando llegué pensé que nunca lo lograría, pero sí, hoy puedo decir que hablo, entiendo y hasta escribo, aunque no sea perfecto. Recorrí gran parte del sur de Francia, volví a París y me enamoré de Toulouse. Fui a la playa muchas veces pero solo pude bañarme un par, el invierno se encargó de que el resto del tiempo me quedara a lo lejos. Pasé Navidad sola por primera vez, y no hablo de estar lejos, eso ya lo había hecho, sino de no tener a nadie de mi familia allí cerquita, y yo que no soy muy amiga de la fecha, entendí que solo el tener cerca a quienes quieres ya es una razón para agradecer. Pero también aprendí de la bondad de la gente, sobre todo de quienes sin conocerte ponen un plato más en su mesa para que no pases noche buena solo. Además, me llevo una mano llena de nuevos amigos y eso es bastante, créanme.

Me amoldé de muchas maneras. Desayuné cosas dulces todos los días, sobre todo, pain au chocolat. Manejé a menos de 90km por hora -y casi me volví loca-. Pasé de comer carne a termino tres cuartos a “sangrante” para casi alcanzar a los franceses que la comen, literalmente, cruda. Aprendí casi que español de nuevo, digo, porque me tocó entender los modismos de mis nuevos amigos chilenos, colombianos, españoles, uruguayos y más, para poder comprender qué me querían decir. Confirme, una vez más, el poder que tiene una sonrisa y un “bonjour” -o buenos días- que nunca falta por aquí -aunque sí, a veces los franceses pueden ser un poco cerrados pero nunca maleducados.-. Y así muchas cosas más, pero la lista nunca terminaría.

IMG_6528
Los amigos siempre suman, nunca restan 

¿Quedarme?

Sí, pude quedarme, de eso no tengo duda, quizás sería más complicado de lo pensado pero no imposible. Pero yo decidí que no, que no es mi lugar, porque nunca sentí que debía seguir aquí y a veces hay que dejarse llevar por las corazonadas. Porque al contrario de querer permanecer en un lugar, parece que las ganas de explorar se multiplicaron.
No fue un año fácil pero valió la pena todas las enseñanzas que gané. Tampoco fue una decisión ligera el irme, pero cuando sientes tranquilidad al continuar sabes que escogiste bien. Hace un año no sabía totalmente que buscaba y aunque hoy no está del todo claro, se ha hecho mucho más simple ver hacia dónde quiero ir.

¿Qué voy a hacer?

No hay respuesta definitiva, solo sé que por ahora comienza una nueva aventura que seguirá mostrándome y enseñándome más y más. En este momento escojo seguir y es de las mejores decisiones que he tomado, porque a veces solo hay que entender que hay que caminar y caminar hasta llegar a donde queremos y no quedarnos en el camino por miedo a nunca conseguir lo que buscamos.

IMG_5380
Siempre hay que seguir, buscar cosas nuevas y eso me lo enseñó Montpellier
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s