Mi intento de aprender francés (o de vivir en Francia)

Llegué a Francia hace dos meses y estaré aquí por unos cuantos más, o al menos hasta ahora eso es lo que parece. Esto de venirme fue de un día para otro, así, de la nada. No estaba muy delimitado. Quizá lo había pensado, pero no creí que sería así, sin esperármelo. Fue tanto lo improvisto de este viaje, que el último miércoles de agosto, luego de recoger mi visa en la embajada de Francia – que además solo había hecho una semana antes-, le dije a mis conocidos que tres días más tarde, sí, solo tres, me iría sin saber por cuánto tiempo –porque no hay pasaje de retorno-. Y eso ya hizo que hubiese una inevitable despedida –corta o larga, no lo sabemos-.

picsaintloup_silviadubuc
Llegar al tope del Pic Saint Loup fue lo primero que hice al llegar -imagino que era una muestra del reto que comenzaba-

A casi todos los tomó por sorpresa la noticia, unos lloraron y otros celebraron que partía en un nuevo viaje, aunque eso significara que habría distancia entre nosotros. Nadie pidió muchas explicaciones, ni preguntaron mucho, no indagaron sobre qué pasaría luego de este viaje o sobre si volvería. Tampoco hubo mucho tiempo para contar. Pero supongo que en el fondo, quienes me conocen, sabían que hacer algo así es muy propio de mi, esa facilidad de moverme de un momento a otro sin decirlo mucho antes es nata en mi, se podría decir que me he vuelto un poco impredecible. Los viajes me han hecho un poco así, supongo.

Imagino que este viaje era algo que buscaba, algo a lo que ya le daba vueltas en mi cabeza pero que solo era eso, un plan. Mi mente, que nunca para de pensar en qué vendrá, sentía que tenía que moverme del lugar donde estaba y que no era un deseo sino una necesidad. Porque la vida es así, si no te mueves te estancas. Y yo me sentía un poco detenida. No sé si será la edad –por eso de la mal llamada crisis de los 25- o el país, que se caía a pedacitos –o mejor dicho, que lo acaban poco a poco-, o si simplemente era yo, que buscaba algo nuevo, que sentía que debía encontrar más. Quizá simplemente ya tenía mucho tiempo en un mismo lugar.

otono_silviadubuc
Llegué en verano pero ya estamos en otoño y no me di cuenta de en que momento pasó

Lo cierto es que cuando la oportunidad llegó a mi puerta yo no lo pensé mucho. Busqué un instituto de francés en la ciudad a la que llegaría, el trabajo ya lo tenía –esa era la oportunidad, que es otra historia-, llené los papeles para el visado en menos de un mes y decidí dejar la poca estabilidad –o quizá mucha- que tenía en el país ¿Valió la pena? No lo sé. Estoy intentando descubrirlo. Imagino que si lo hubiese pensado mucho no lo hubiese hecho porque en el fondo siempre hay miedos, sobre todo, cuando de dejar la “zona de confort” se trata.

Entonces, por tercera vez en menos de 8 años, llegué a una nueva ciudad, a un nuevo país y para completar, a aprender un nuevo idioma. Porque sí, yo, en mis medios planes de venir a Francia, en algún momento intenté aprender francés en Venezuela y supuestamente al menos lo mínimo podía hablar pero era ¡mentira! Descubrí que de broma podía decir cómo me llamaba. Entonces, todas mis pretensiones de llegar a un nivel más alto que 0 se acabaron y sí, me tocó empezar de nuevo –pero menos mal sucedió así, sino hubiese pasado una gran pena con los que sí hablaban algo-.

montpellier_silviadubuc
Así luce mi nueva ciudad y aunque casi siempre hay sol eso no impide que haga frío

Y yo que pensaba que al menos el idioma me salvaría un poquito me volví a sentir la nueva. Había olvidado cómo era eso de que alguien no entendiera lo que buscas explicar. Cuando intento hablar y no lo consigo, me frustro. Porque yo hablo sin parar y no poder hacerlo es frustrante, no hay otra palabra. Entonces me acuerdo de que esto no me pasó ni con el inglés ni con el italiano, recuerdo que cuando los comencé a hablar al menos podía formar frases con sentido. Y yo que estaba segura que el cuarto idioma sería el más fácil, pero no, otra vez mis pretensiones se acabaron.

Debe ser por eso que todavía hay días en que voy por la calle como una turista más. Nadie me conoce, nadie sabe que aprendo francés, entonces hablo inglés y nadie se entera ¿Qué tanto, no? Nadie tiene que saber que mi francés aun no marcha bien –eso sí, por ahora-.

aprenderfrances_silviadubuc
Y entonces volví a la gramática, a los verbos… a luchar con la pronunciación

Y sí, que bonito eso de hablar español e italiano porque de hecho me hace la cosa un poco más fácil. Pero cuidado, que a veces pienso que las palabras por ser muy parecidas a alguno de estos idiomas tienen el mismo significado y no. En ocasiones son totalmente lo opuesto y en mi intento de adivinar termino diciendo algo que no debo. Por eso, por estos días no hablo mucho, o al menos no en francés.

Entonces en dos meses he estado tratando de entender cómo todo puede ser tan diferente de un lado y del otro y cómo seguir moviéndote será un aprendizaje continuo.  Por ejemplo, he aprendido que los latinos, según mis profesores, abrimos demasiado la boca al hablar y que en francés hay que gesticular de muchas maneras diferentes para que alguien te entienda si te refieres a algo en singular o plural (quienes lo han estudiado me entenderán), así que –aunque se rían de mi- paso media hora al día frente al espejo intentando hacer notar la diferencia entre hablar en singular o plural sin mencionar las “S” finales.

painauchocolate_silviadubuc
Desayuno de un día cualquiera

Además aprendo de vinos, de quesos y de la importancia que tienen para los franceses sus productos regionales. También aprendo de carne y de cómo aquí, en el sur de Francia, es un insulto que la pidas bien cocida –porque la comen casi cruda-. Por eso, al mismo tiempo, me toca aprenderme los nombres de los platos y qué son, no vaya a ser que pida todo lo contrario a lo que quería.

Trato también de entender que los franceses no desayunan como yo, que con un  “pain au chocolate” ellos son más que felices y que siempre habrá una buena excusa para hacer un aperitivo antes de la comida. Que aunque haya sol el frío puede hacerte doler los huesos y que aún cuando la playa está a media hora de mi casa, tal como en Caracas, aquí no puedo ir todos los fines de semana – a menos de que sea verano-.

legrauduroi_silviadubuc_2
El mar esta allí. Lo veo, lo escucho, lo huelo. Pero no lo puedo tocar, está muy frío. Tendré que esperar al verano siguiente.

Pero a pesar de tener que comprender tantas cosas, lo primero que se me hace claro es que cada viaje trae una enseñanza distinta al anterior. Que hace falta irse lejos para extrañar a quienes quieres y que es necesario para valorarlos aun más. Y que a pesar de que me falta dominar el francés y el frío, me siento en casa. Porque al final tú haces de los espacios tu lugar, o al menos yo he aprendido a hacerlo así –o quizá me ha tocado-. Sino no podría estar de un lado al otro. Por eso irme lejos siempre seguirá siendo una opción, a veces por pocos días o por largo tiempo. En algunos momentos más cerca de casa. Pero salir a ver más allá de lo que está en nuestra cuadra no solo nos abre la mente, también nos conecta con los otros y esa conexión es la que al final permite que nos movamos y que nos enlacemos con cosas nuevas y diferentes, aún cuando a veces sintamos que de este lado lejos de casa todo está al revés. Viajar siempre será mi opción aún cuando eso signifique extrañar seguidamente, porque eso también es un aprendizaje. Entender que nada será perfecto, sino que al contrario, todo será caótico por un rato, es aprender a ver la vida de otra manera.

Anuncios

2 comentarios en “Mi intento de aprender francés (o de vivir en Francia)

  1. Pingback: Me voy de Francia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s