Cosas que debes saber para sacar provecho a tus vuelos con escalas

img_8442
Vuelo Caracas – Miami – Nueva York – Barcelona

Con el pasar del tiempo, he aprendido unas cuantas cosas para ahorrar dinero durante mis viajes y, sobre todo, para sacar el mayor provecho a cada una de las oportunidades que se presentan en el camino. Aprender a tomar ventaja a las escalas en vuelos largos ha sido una de ellas. Si te apasiona viajar, no te molestan los vuelos con paradas, quieres conocer más ciudades y, además, ahorrar algo de dinero, esto es para ti.

Los vuelos directos tienden a ser, la mayoría de las veces, mucho más costosos que aquellos que ofrecen una o más escalas durante el trayecto. Por poca o mucha diferencia casi siempre son más elevados. Entonces, la primera ventaja de los vuelos con cambios de avión es que si estás dispuesto a esperar un poco más para llegar a tu destino final, siempre que tengas tiempo, quizá puedas estar ahorrando unos cuantos dólares.

Además, algunas aerolíneas te permiten hacer escalas por varios días sin ningún recargo adicional -he aquí la segunda ventaja-. Esto lo descubrí hace unos años cuando viajaba a Miami. Mi vuelo era con conexión vía Bogotá y en vez de hacer el trayecto completo en una misma tarde, decidí quedarme 3 días en la capital colombiana y conocerla. Al final pagué la misma cantidad de dinero que al principio pagaría para llegar a Miami y terminé visitando 2 destinos en vez de 1 sin gastar ni un dólar de más.

Lo mismo pasó con mis dos últimos viajes a Europa. En el primero mi destino principal era Londres y todos los vuelos Caracas-Londres-Caracas sobrepasaban los 1300$. Luego se me ocurrió buscar un pasaje con escalas largas tanto de ida como de regreso y un poco más tarde, entre probar y probar, encontré un pasaje que hacía un trayecto directo de ida pero con escalas de regreso, que me permitía quedarme durante 3 días en Madrid para visitar a algunos amigos y que además incluía un layover nocturno de 10 horas en la ciudad de Nueva York, así que me daba la oportunidad de salir a conocerla aunque fuese rápidamente. Todo esto por solo 1100$. Visité 2 ciudades más de lo que tenía planeado y gasté 200$ menos de lo que había encontrado al principio.

En el segundo viaje a Europa, unos meses más tarde, encontré un pasaje con el cual hice 3 escalas para llegar a Montpellier -mi destino final- y pagué lo mismo o incluso menos que por un vuelo directo. Salí a media tarde de Caracas para llegar poco después a Miami donde visité a mis primos y conocí Lapannie, un sitio genial en Midtown. Dormí un par de horas y volví al aeropuerto para viajar en el primer vuelo a Nueva York. Pasé todo el día en la Gran Manzana y aproveché para conocer el puente de Brooklyn, Chinatown y Little Italy. Al final de la tarde ya me embarcaba en el siguiente vuelo que me llevó hasta Barcelona donde me reencontré con una de mis amigas del colegio, a quien no veía desde hace mucho tiempo. A medio día tomaba el bus -en este caso hice una conexión extra por separado- que pocas horas después me dejó en Montpellier. Visité 3 ciudades en tres días, vi a familiares y amigos, conocí sitios nuevos y comí cosas diferentes ¿Vale la pena, no?

Aquí viene la parte más interesante: ¿cómo conseguirlos?

Creo que lo primero es llenarse de paciencia porque serán necesarias unas cuantas horas frente al computador para dar con la mejor oferta. Lo más seguro es que ni siquiera lo consigas al primer momento de tu búsqueda. Pero cuando das con el boleto indicado habrá valido la pena.

Lo primero que debes preguntarte antes de sentarte a buscarlo es si cuentas con suficiente tiempo para viajar y si tus fechas son flexibles, porque lo más seguro es que no consigas el día exacto que busques y si tu plan es hacer escalas largas que te permitan conocer nuevas ciudades, necesitarás de seguro más tiempo del que usarías viajando en un vuelo directo. Así que además de paciencia, necesitas flexibilidad.

Si cuentas con estas dos lo bueno es que ya puedes comenzar a planear tu viaje. Si tienes un destino final en mente lo primero que debes hacer es revisar qué aerolíneas viajan hasta allí, si son vuelos directos o con conexiones, y cuáles son las rutas que podrías hacer. También es bueno saber qué ciudades conectan con tu destino o cuáles están cercanas. Una vez que sepas qué hay en tu camino podrás comenzar a combinar ideas. Un mapa será tu mejor aliado en este caso pero también páginas como Skyscanner te serán de mucha ayuda. Luego de tu revisión, haz una lista de las aerolíneas y ciudades para que las tengas a la mano.

Cuando ya tengas ese pequeño inventario de posibles destinos, hay otros factores importantes que debes revisar antes de escoger las ciudades donde deseas hacer escala y que también te permitirán estar más claro al momento de la búsqueda,  sobre todo si en tus planes está salir del aeropuerto. Digamos que esto es una clase de filtro donde debes chequear lo siguiente:

¿Algunas de las ciudades donde harás escala están en un país diferente al de tu destino final?

Puede que para algunas escalas, incluso solo de manera de tránsito, te pidan visado si el país es diferente a tu país de destino final. Si este es el caso de alguna de las ciudades que ya tenías en tu lista y no cuentas con la visa necesaria es momento de tacharla.

¿Puedes salir a la ciudad o solo te permiten hacer tránsito?

En algunos países puede que no te permitan la salida del aeropuerto mientras estás de pasajero en tránsito, es bueno que revises si las ciudades que tienes en mente tienen libre entrada para los pasajeros que se encuentran allí solo por una escala.

¿El aeropuerto de llegada es cerca del centro?

Algunos aeropuertos están muy alejados de la ciudad y aunque tu escala sea larga lo más probable es que pierdas mucho tiempo en el traslado. Escoge una ciudad de tránsito que sea de fácil acceso y que te permita aprovechar mejor tu tiempo.

¿Es posible moverse en transporte público?, ¿funciona las 24 horas?

Revisa si hay maneras de llegar al centro sin la necesidad de gastar en un taxi. La mayoría de ciudades grandes tienen conexión con sus aeropuertos principales por medio de autobuses o metro. También chequea cuáles son los horarios del transporte público y si trabaja 24 horas -esto en caso de que sea una escala nocturna y tu idea sea visitar la ciudad de noche tal como yo lo hice en Nueva York-.

Si salgo, ¿luego tendré que pagar alguna tasa de entrada?

Es muy importante que te informes de las tasas de entrada y salida de los países que deseas visitar y en qué casos tienes que pagarlas o si están incluidas en el precio del boleto. A mí me pasó en Costa Rica, donde tuve una escala de 14 horas, que al momento de chequearme tuve que pagar una tasa de 29$ de salida, porque allí lo máximo que puede estar un pasajero en tránsito son 12 horas. Y créeme que no vale la pena pagar una tasa tan costosa para unas cuantas horas. Aquí el punto es ahorrar y conocer más, no gastar más de lo esperado.

Lo mejor es que tengas todas estas dudas resueltas antes de comprar el pasaje para que luego no te encuentres con una sorpresa. Además, aunque no lo creas, filtrar las ciudades luego de responder todas estas preguntas te hará mucho más fácil la búsqueda final.

Ahora sí, con tu lista resumen en mano, lo primero será irte a un buscador de vuelos -en mi caso siempre utilizo Kayak-. Allí es cuando empiezas a armar diferentes rutas y a probar con diferentes fechas de viaje. Busca primero los vuelos que creas que mejor se adaptan a tu itinerario, si no funcionan empieza a cambiar. Además de los buscadores a veces es bueno irse directo a la página de cada aerolínea y comparar ¡eso nunca está de más!

Primero cambia las fechas hasta encontrar un buen precio. Si de esta manera no funciona lo segundo será empezar a cambiar las ciudades destino ¡comienza a combinar! Lo mejor para esto es ingresar al buscador en “múltiples trayectos”. Es bueno saber que hay ciudades que siempre serán más costosas que otras, por eso es genial que tengas opciones abiertas, sobre todo con el destino final.

Si estás dispuesto, puedes buscar como destino final ciudades que estén próximas al sitio donde piensas llegar y hacer conexiones desde allí en bus o tren. Yo sé, puede que suene algo complicado pero no es así.

Otra clave es que busques pasajes con una ciudad de llegada y otra ciudad de partida y que el trayecto de conexión entre estas ciudades lo compres por separado con una aerolínea – a veces las low cost son buena opción-, en bus o en tren. Por ejemplo, yo viajé de Caracas a Londres y de Madrid a Caracas en American Airlines e hice una sola compra por ambos trayectos pero para conectar entre Londres-Madrid me fui a la página de AirEuropa y compré un pasaje solo ida. Esto es solo una idea para que vean como pueden combinar pero créanme que existen mil maneras.

La clave de todo es probar una y otra vez con diferentes destinos, combinando diversas fechas y ciudades hasta encontrar el itinerario que mejor les funcione. Siempre piensen porqué quisieran ir a esas ciudades que les sirven de escala, qué pueden ver en ese tiempo o a quién pueden visitar. Tener además una motivación hará que la búsqueda sea más divertida.

Anuncios

4 comentarios en “Cosas que debes saber para sacar provecho a tus vuelos con escalas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s