Ajilao Bistró: bocados larenses con sabor a casa

¿Saben qué es difícil? Llegar a un restaurante y que su chef, personalmente, sea quien salga  para atenderte, darte recomendaciones o contarte un poco de los platos que te servirá. Y eso no es algo de distinción ni ego, sino que imagínense ¿quién se encarga de la cocina mientras él está allí afuera haciendo relaciones públicas? Pues a Ramón Fernández, creador y cocinero de Ajilao Bistró + Té Bar, esto se le da muy bien. Pasó unas tres horas dividido entre la cocina y nuestra mesa, preparándonos unos platos deliciosos y contándonos de su historia, de sus ideas y, por supuesto, de su cocina. Confiesa, de hecho, que para él sería casi imposible tener una sucursal en otra ciudad, dice que de eso trata la esencia del sitio, de su presencia y dedicación, del estar allí en todo momento.

Ajilao_SilviaDubuc_(10)
Henry, Gustavo y yo junto a Ramón

Primero hablemos de Ramón. Aunque es publicista de profesión, su vocación lo llevó hacia otros lados: la gastronomía. Manifiesta que desde pequeño le gustaban los fogones y que en casa, junto a su madre, tuvo su primer acercamiento a la cocina, para él: “la mejor escuela”. Dice que una vez que su mamá se dio cuenta de que él era capaz de cocinar ciertos platos comenzó a delegarle el trabajo de cocinero en el hogar. Pero para Ramón, nunca existió un plan como Ajilao. Pasó por ferias de gastronomía, fue parte de asociaciones gastronómicas, asistió en uno que otro momento a clases en el Instituto Culinario de Caracas e, incluso, tuvo su propio catering para eventos, pero nunca espero un restaurante. Hasta que un día fue su propia madre quien le dijo que tenían un local para que él preparara sus propios platos y desde allí ya la historia es otra.

Ajilao_SilviaDubuc_ (1)
Ramón Fernández, creador y cocinero de Ajilao / Foto: Henry Aguiar 

Ajilao Bistró + Té Bar. Este lugar es una de esas ideas que surgen en casa, en familia, donde uno de los miembros da un empujoncito para el comienzo y luego todos se unen a trabajar en equipo. Es de esos sitios que son tan familiares que es imposible no sentirse como en tu propio hogar. Y es que aunque Ramón junto a su hermano Luis son quienes llevan la batuta de Ajilao, uno en la cocina y el otro en las relaciones públicas, sus padres también son ayudantes fijos en lo que necesiten.

Ajilao_SilviaDubuc_ (6)
Cada año la decoración de Ajilao es diferente

Hace más de 3 años que están en funcionamiento y Ajilao se ha convertido en uno de los sitios imperdibles en Carora, incluso, muchos visitantes llegan de estados cercanos a degustar de la gastronomía que allí se sirve. Una de las claves para que el lugar siga siendo atrayente es que anualmente cambian su imagen, incluida la decoración de todo el local, así como su menú, aunque Ramón resalta que hay platos que son intocables y que se mantendrán año tras año.

Ajilao_SilviaDubuc_ (7)
Todos los detalles están cuidados a la perfección

La cocina de Ramón. Para mí el primer punto a favor es que Ramón hizo que probará cosas que yo juraba no comía de ninguna manera. Y es que a veces uno se resiste a los sabores, se encajona en que no son de su gusto y más de una vez pierde la oportunidad de degustar cosas maravillosas. Pero además aplaudo ese afán de rescatar esos saborcillos de los que nadie habla, que parecen olvidados en el tiempo o de los que nadie conoce, esos que han sido dejados a un lado por ignorancia, tal vez. Esas ganas, asimismo, de mostrarle al mundo lo que Lara tiene para compartir son admirables, porque son los ingredientes propios de su estado los principales protagonistas en cada una de sus preparaciones.

Ajilao_SilviaDubuc_ (8)
Bombones de morcilla perfumadas con Sangría Caroreña sobre suero aliñado

En Ajilao, por ejemplo, podrán comer la “pizza caroreña” preparada a base de puré de caraotas negras y acompañada de chicharrones de cerdo frito, queso mozzarella y mojito de cilantro ¿una pizza de caraotas? ¡Sí! Y no puedo describirles lo buena que estaba. Saquen la cuenta: yo no como ningún tipo de frijol y la amé. Pero también pueden conseguir “bombones de morcilla”, “pastel de chucho”, “tequeños” –acompañados con suero aliñado-, o unos “pícaros de plátano” ¡Y eso es solo para empezar! Si quieren ir más allá, entre los platos principales resaltan la “brocheta de guabina”, las “costillas bbq”, el “mondongo ajilao” o una “pasta rústica” –servida con queso de cabra-.

Ajilao_SilviaDubuc_ (9)
Pizza caroreña como principal, al fondo montadito larense y pícaritos de plátano

De allí, por supuesto, siguen los postres, uno más rico que el otro. Es imposible no pedir un “ponqué de chocolate” – servido con sirope de ají dulce-, o tal vez, un “tempura de queso” –la versión criolla de un cheesecake, diría yo-. Lo que sí sé, es que es obligatorio degustar los “fríos caroreños” que no son más que el típico dulce de paleta acompañado de resbaladera, uno de los rescates más importantes que ha hecho Ramón en su cocina. Y la cosa no termina allí, porque si todavía les queda un espacio, no pueden dejar de probar alguno de los cafés especiales que sirven. El “cappuccino italiano” o el “cocuy” son más que recomendados.

Ajilao_SilviaDubuc_ (2)
Ponque de chocolate con helado de dulce de leche de cabra y sirope de ají dulce

Coordenadas: C.C. Trinidad, Planta Alta, Calle Bolívar, Carora, estado Lara (El estacionamiento lo conseguirán por la parte trasera del centro comercial).

Facebook / Instagram / Twitter : @Ajilaocarora

Ajilao_SilviaDubuc_ (3)
@Ajilaocarora
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s