Consejos para estudiar un idioma en el extranjero

_DSC0370
Foto: Adriana Herrera

Irse por un tiempo a otro país nunca será una tarea fácil, eso de salir de la “zona de confort” es algo que los seres humanos no manejamos muy bien en ciertas ocasiones pero creo que es una experiencia más que necesaria que nos ayuda a crecer de una u otra manera. Hay que tomar en cuenta que ir a aprender un idioma en otro sitio no solo deja el nuevo conocimiento, nos dejará también muchas vivencias personales, quizá incluso alguna oportunidad de experiencia laboral internacional, así como también nos permitirá viajar y conocer nuevas culturas e incluso, en algunos casos, es el paso para comenzar una vida totalmente diferente en otro lugar.

Lo cierto es que cuando tomamos la decisión de hacerlo muchas veces no sabemos por dónde comenzar. Y allí es donde entro yo, porque ya pase por ese camino un par de veces y sé lo complicado que puede ser poner todo en orden.  Eso sí, desde ya les advierto que no son soluciones mágicas, no les diré como buscar todo el dinero ni tampoco como conseguir pasajes gratis, pero si los pondré en perspectiva y les haré ver que no es tan difícil como parece. La organización, en este caso, es uno de los pasos básicos para lograrlo.

1.- ¿Qué quiero aprender? >>  Sí, lo primero que debes poner en claro es cuáles son las razones por las que quieres pasar un tiempo en otro país y cuál es el idioma que quieres aprender. A veces salir a otro lugar a estudiar es solo una excusa para dejar la rutina, abrirte al mundo y vivir nuevas experiencias. Aun así, cuando sabemos que todo puede ir unido, tienes que estar claro en qué deseas aprender y cuáles son tus motivos. Eso te ayudará a mantenerte más enfocado. Tener una idea clara de lo que quieras hacer te permitirá buscar con calma información sobre los países que te brindan mayores oportunidades para desarrollar el plan que ya llevas en mente, sea cual sea.

2.- ¿A dónde quiero ir? >> Una vez que estás claro en lo que deseas hacer es momento de averiguar en qué país tienes mejores oportunidades para aprender el idioma o para estudiar algo más de manera simultánea. Busca información de oportunidades laborales, de estudio, viaje, costos de vida, temperaturas y todo lo relacionado con los procesos de visa de diversos sitios. Nunca debes escoger un país de buenas a primeras sin saber más a fondo como se desenvuelve, puede que al llegar allí te lleves una sorpresa nada agradable. Además es bueno comparar entre unos y otros. Eso de me quiero ir a la deriva no es un plan confiable, créeme.

3.- ¿Visa de estudio? >> Recuerda que el tema del visado es uno de los más importantes a la hora de tomar una decisión final. Tienes que definir si necesitas una visa o no -algunos países no piden ningún tipo de visa si vas a estudiar por un tiempo menor a seis o tres meses-. También debes tomar en cuenta si podrás trabajar –hay países que te permitirán estudiar pero no te darán derecho a horas laborables como estudiante y esa puede ser una gran desventaja-. Lo mejor es que al momento de elegir tu país destino encuentres uno que te permita estudiar y trabajar al mismo tiempo, así obtendrás beneficio doble y será una manera de ayudarte a pagar los gastos que acarrea el mismo viaje.

4.- ¿Dinero? >> A veces el dinero es una de las razones por las cuales se nos hace difícil salir por tanto tiempo de nuestro país. Es cierto, no hay una fórmula mágica para obtenerlo de un momento a otro pero si hay que tomar en cuenta dos cosas: busca siempre un país que te dé permiso de trabajo como estudiante donde puedas laborar algunas horas, esa será una de las mayores ventajas y para mi algo decisivo al momento de elegir el país. Puedes hacer una búsqueda previa de cuánto ganarías trabajando en el lugar y cuánto necesitarías para vivir y así vas más claro de cuánto dinero requerirás y cuánto podrías producir, quizás cuando hagas balance te des cuenta de que puedes hacer el viaje sin tener que invertir mucho previamente. También toma en cuenta que hay muchos sitios donde puedes trabajar horas extras de manera “freelance” dando clases de algún idioma, como niñera o incluso en intercambio con hostales. El programa “Au Pair”, convivir con una familia que te da techo, comida y algo de dinero extra a cambio de ayudar con los niños, es una súper opción para quienes no pueden gastar mucho.

5.- ¿Requisitos básicos? >> Ningún gobierno de ningún país quiere que tú seas una carga para ellos, eso está más que comprobado. No quieren preocuparse por si luego tendrán que darte de comer, brindarte un techo o atenderte en un centro de salud. Aunque pueda sonar un poco rudo, es así. Por eso tienes que probar que al menos puedes mantenerte durante tus primeros meses de estadía, siempre y cuando, además, tengas un permiso de trabajo que luego te permita producir algo de dinero. Además siempre, pero siempre, debes contar con tu seguro de viaje estudiantil ¿Quieres que te cuente más? Si te enfermas en medio de la nada y no tienes un seguro de viaje es muy poco probable que salgas bien de allí. Ningún país te atenderá si no eres residente y, además, algunos no cubren ni lo más necesario. Y si a ti te toca pagar los gastos de una enfermedad lo más probable es tengas que tomar tus maletas al día siguiente y regresar a tu país porque lidiar con costos de salud en el extranjero es extremadamente cuesta arriba. Créeme, el seguro médico no es algo que se piensa o que puede ser de poca importancia, es una necesidad.

6.- ¿Instituto y residencia? >> A veces la solución más rápida y fácil es contratar a alguna agencia internacional que ordene todo el proceso por ti, y sí, es muy efectivo pero también mucho más costoso. Si tienes el dinero es perfecto, te ahorrarás uno que otro trámite engorroso con el que ellos te ayudarán pero sino lo mejor es que te ocupes de buscar institutos y residencias por tu parte, al menos yo siempre lo he hecho así y me he ahorrado mucho dinero. Luego de que ya tengas decidido los primeros pasos, centrarte en buscar un colegio será mucho más fácil. Pide varios presupuestos y compara precios, locación, actividades y lo que te puedan ofrecer. Así tú mismo podrás elegir a tu gusto. Lo mismo pasa con las residencias, hoy en día hay muchísimos buscadores que te permiten encontrar una habitación con facilidad, incluso el instituto que elijas puedes ayudarte con este tema. Intenta pedir que en la casa donde vivas no haya nadie que hable tu mismo idioma, eso de “no importa, yo solo hablaré lo que voy a aprender”, es mentira. Busca que en el sitio debas solo hablar la nueva lengua que estás aprendiendo para que puedas practicar.

7.- ¿Debo pagar todo por adelantado? >> Yo particularmente no lo recomiendo, a menos que la factura sea un requisito de prueba para efectos de visas que casi nunca sucede. Intenta buscar cursos en los que puedas pagar solo una parte como depósito, puede que una vez allí no sea de tu agrado o que no sea lo que esperabas, además pagarlo por partes te permitirá con mayor facilidad buscar el dinero porque a veces las sumas de todo el programa pueden ser imposibles de pagar de un solo golpe. Tampoco busques una residencia paga por todo el tiempo de tu estadía, lo mejor es solo pagar las primeras dos o tres semanas, así una vez que estás allí puedes saber si estás cómodo o si tienes todo lo que necesitas. La mayoría del tiempo sucede que luego de adecuarte a la ciudad destino consigues viviendas mejor ubicadas y a mejor precio. Evita también que tengas todas las comidas incluidas, a menos que de verdad no quieras cocinar para nada.

Una vez que hayas decidido y tengas que hacer tu proceso de visa >> Nunca olvides que es imprescindible presentar la carta del curso que vas a estudiar que le permita a la embajada saber que tienes un sitio de estudio seguro. Así como una carta del lugar donde te hospedarás, ya sea una residencia o un familiar, lo mejor es que te envíen un documento con dirección y detalles personales para que puedas probar que tendrás un techo garantizado. Tampoco deben faltar los estados de cuenta de la persona que pagará el viaje y, en caso de que no seas tú, pídele a quien se hará responsable que te dé una carta firmada donde asume tus gastos y acompáñala con una copia de su documento de identidad. Importantísimo: el seguro de viaje, por el tiempo de tu estadía y que cubra hasta el más mínimo detalle. Olvídate de un seguro barato solo para salir del paso, recuerda lo que te conté en líneas anteriores. Tienes que estar pendiente de si necesitarás un seguro de viaje y trabajo -Work and Travel- combinado para que no te rechacen la solicitud una vez que tengas la cita. La mayoría de embajadas también piden prueba de tus estudios, cartas de residencia en tu país y documentos que puedan atarte a regresar, eso nunca está de más. También puedes llevar cartas de recomendación de sitios de estudio o de trabajo y si es tu caso que viajas por permiso durante estudios o trabajo, lleva una carta explicando esta situación, así darás valides de tu vuelta.

Anuncios

2 comentarios en “Consejos para estudiar un idioma en el extranjero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s