Los Andes: Ruta Valera – Tuñame – Pueblo Llano

Yo siempre he dicho que hay viajes que, aunque no lo crean, los hace el camino. Es que hay rutas con paisajes tan hermosos que es imposible no detenerse cada cinco minutos a observar tanta belleza. Son de esos paseos donde la meta principal no es llegar a un solo sitio sino disfrutar de todo lo que está en la vía, ese el viaje de por sí.

Ya había escuchado varias veces de lo maravilloso que era Tuñame, de sus sembradíos, de su gente. Pero nunca había estado allí, o sí, hace muchos años, quizás tantos que por eso no recuerdo nada. Volver allí era una asignatura pendiente y, tanto que comenté mis planes, que alguien me sugirió que hiciera la vía Valera – Tuñame – Pueblo Llano y que bueno cuando uno se consigue con gente que le da ideas tan maravillosas.

La ruta comenzó en Valera muy temprano, desde allí tomé la vía Quebrada de Cuevas – Jajó, pueblo a donde llegué una hora más tarde para caminar sus calles empedradas con calma y visitar su catedral. Un poco después seguí hacia Tuñame, que está a unos cuarenta y cinco minutos de distancia. Aproveché para conocer sus sembradíos, conversar con sus agricultores y recoger yo misma las fresas que traje de regreso a casa. Seguí el camino, unos quince minutos más tarde me encontré con la salida hacia Pueblo Llano, anunciada por un cartel que poco se ve. Sigan el camino que lleva a las antenas y no se perderán.

Desde la encrucijada que marca el camino para ir hacia Pueblo Llano comencé a dejar atrás los sembradíos para encontrarme con miles de frailejones que adornan el camino. La vía allí es totalmente de tierra, no está en malas condiciones, puede pasar cualquier vehículo a menos de que sea demasiado bajo. El trayecto toma alrededor de una hora y media hasta que se vuelve a empalmar con una carretera asfaltada. Una vez en Pueblo Llano, me volví a encontrar entre cultivos, está vez de papa y zanahoria. También aproveche para dar una vuelta por su plaza y conocer su iglesia.

Cuando lleguen a Pueblo Llano tendrán varias opciones: seguir la ruta hasta Santo Domingo y pasar la noche allí. En el centro poblado hay varios hoteles y posadas, uno de los más conocidos es La Trucha Azul. Otra opción es seguir la vía hasta la encrucijada de Apartaderos, una vez que se pasa Santo Domingo. Allí uno puede devolverse hacía Valera vía el Pico El Águila-Timotes o puede seguir la ruta hacia la ciudad de Mérida.

Yo volví el mismo día a Valera. Desde Pueblo Llano recorrí la vía hasta Apartaderos pasando por Santo Domingo, me tomó alrededor de una hora llegar hasta allí. Pero antes de arrancar de regreso, pasé a comer por “El Antojo”, a unos cinco minutos de distancia de la salida de la encrucijada Santo Domingo – Mérida.

Toda la ruta es hermosa, tranquila, impresionante. Es increíble ver como de un momento a otro el clima varia y como la vegetación cambia entre tramos. Es un paseo que vale la pena hacer. Si se animan a llevar a cabo la ruta solo deben tomar en cuenta que en ciertos trechos no hay ningún tipo de servicio vial por eso es más que recomendable que llenen su tanque de gasolina al momento de salir y que lleven con ustedes algo de comida y bebidas para el camino.

jajo_silviadubuc_ (4)
Cuando unos comienza a subir hacia Jajó ya se encuentra con los cultivos. Cada casa tiene su siembra a los alrededores, sin falta.
jajo_silviadubuc_ (5)
Así como cada casa tiene su siembra a un ladito, no puede faltar su tractor.
jajo_silviadubuc_ (6)
Desde la vía a Jajó se puede observar la carretera que conecta Timotes – La Puerta, justo en la montaña de al frente.
jajo_silviadubuc_ (3)
Jajó es tranquilo, callado, un tanto solitario quizá. Solo se ve de pronto a alguna persona pasar en uno que otro momento por sus callecitas empedradas que tienen un no sé qué.
jajo_silviadubuc_ (2)
Iglesia San Pedro Apóstol, Catedral de Jajó.
jajo_silviadubuc_ (1)
Desde arriba todo se ve aún más sereno, se siente más callado.
tuñame_silviadubuc_ (1)
Uno pierde la cuenta de cuantas casas aparecen de pronto en el medio del camino, uno siempre queda con la duda si están allí a la deriva.
tuñame_silviadubuc_ (2)
Allí los cultivadores de la zona pueden pasar horas y horas junto a sus bueyes, conectadas con yuntas, arando la tierra.
tuñame_silviadubuc_ (3)
A lo lejos las montañas de Tuñame llenas de cultivos.
tuñame_silviadubuc_ (4)
Los Andinos son penosos y cerrados, les cuesta hablar al primer momento pero una vez que se sienten en confianza te ayudarán con cada duda que tengas.
tuñame_silviadubuc_ (5)
La fresa es uno de los productos de mayor producción en el poblado de Tuñame, este fruto rojo tiene cosecha durante todo el año.
tuñame_silviadubuc_ (6)
Gustavo cultiva papa y él mismo se encarga de limpiarlas y ordenarlas para entregarlas al distribuidor. Allí en su casita,  sentado sin apuro, sin estrés.
tuñame_silviadubuc_ (7)
Un caballo en la vía, siempre en el medio. Solo o con su jinete, pero nunca pasarás por Los Andes sin encontrarte con alguno.
tuñame_silviadubuc_ (8)
El ajo es otro de los productos de mayor producción en la zona de cultivo de Tuñame. Sus productores se encargan personalmente de escoger los mejores y desechar los que no sirvieron durante la cosecha.
pueblo llano_silviadubuc_ (1)
Un pequeño aviso, casi invisible, marca la ruta hacia Pueblo Llano. Para que no se pierdan: una vez que consigan una encrucijada a su salida de Tuñame, tomen la vía hacia las antenas, ese camino los llevará a Pueblo Llano.
pueblo llano_silviadubuc_ (2)
En plena vía Tuñame-Pueblo Llano comienza el cambio de vegetación y de clima. Los sembradíos son sustituidos por frailejones y las temperaturas comienzan a bajar a medida que se sube la montaña.
pueblo llano_silviadubuc_ (3)
La vía Tuñame-Pueblo Llano es de tierra pero no está en malas condiciones. Solo es difícil transitarla si ha llovido, dicen los habitantes de la zona.
pueblo llano_silviadubuc_ (4)
De pronto uno deja atrás todos los sembradíos y se encuentra rodeado de frailejones.
pueblo llano_silviadubuc_ (5)
Pueblo Llano es uno de los principales productores de zanahoria en el país. Aquí algunos cultivadores están en pleno proceso de selección y lavado.
pueblo llano_silviadubuc_ (6)
La iglesia de Pueblo Llano está dedicada a la Santísima Trinidad.
santo domingo_silviadubuc
Carretera Santo Domingo – Apartaderos.
el antojo_silviadubuc
Almuerzo en el Restaurante “El Antojo”, en Apartaderos, a cinco minutos de la encrucijada Barinas – Mérida.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s